“¡Qué bueno y qué agradable es que los hermanos convivan en armonía!
Allí es donde el Señor envía la bendición de una larga vida…”

Salmo 133

Los comienzos

La Congregación Evangélica Alemana de Asunción fue fundada el 16 de enero de 1893, por un grupo de inmigrantes Alemanes que se iban estableciendo en nuestro país y que deseaban seguir celebrando su fe y contar con asistencia espiritual, además de tener un centro de encuentro donde cultivar su idioma y sus costumbres. La primera Comisión Directiva estaba conformada por los señores Mangels, Krauch, Kraus, Heisecke, Herwarth y Ebers. El Primer Pastor que se logró contratar en Alemania para ejercer el cargo – que también incluía la obligación de impartir enseñanza elemental en alemán a los hijos de estas familias – fue el Pastor Wilhelm Ewald.

Era muy necesario contar con un local apropiado y con la colaboración y el sacrificio financiero de varios de los miembros, que en su mayoría eran comerciantes, se logró inaugurar ya en el año 1894 el primer local propio. Nuestra Congregación fue la primera organización evangélica reconocida por el gobierno paraguayo, siendo nuestro templo el primero no católico del Paraguay. En el edificio de la Iglesia se celebraban los cultos dominicales y de las festividades cristianas. Hasta el año 1910 se siguió manteniendo allí bajo la dirección del Pastor “La primera Escuela Alemana”.

En el año 1901 la Congregación se incorporó al “Sínodo Evangélico Alemán del Río de la Plata” con sede en Buenos Aires (antecesor de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata) con lo que también pasó a estar asociada a la Iglesia Evangélica de Alemania.

Las tres décadas siguientes se caracterizaron por una difícil situación económica, agravada por las consecuencias de la Primera Guerra Mundial en Europa. Muchos alemanes regresaron a su patria y la Congregación se fue reduciendo, al punto de temerse por su disolución. Durante todo este tiempo el Pastor, destinado a la Congregación de Asunción atendía también, por medio de viajes periódicos, las congregaciones de Alto Paraná, San Pedro, Nueva Germania y otras filiales , a las que en aquel tiempo sólo se podía llegar a caballo, en carro y/o en bote.

A pesar de las constantes dificultades , la Congregación Evangélica Alemana de Asunción, con la fuerza de la fe y toda la esperanza puesta en Dios, logró mantenerse con vida y crecer y reunir en su seno no sólo a los descendientes de los fundadores sino a muchos otros, extranjeros y nacionales.

Tiempo de crecimiento

En el año 1935 llegó a Asunción el Pastor Karl Richert, quien regresó a Alemania recién en 1965. En los treinta años de la “Era Richert”, la Congregación vivió momentos de dificultad, especialmente motivados por la Segunda Guerra Mundial, tiempo en que se cortó todo el apoyo desde Alemania.

El Pastor organizó en su vivienda, al lado de la Iglesia sobre la calle Gral. Díaz, un Internado para niños del Interior del país. Este Internado cumplía dos propósitos: posibilitaba a niños del interior asistir al Colegio Alemán, y ayudaba a reunir fondos para cubrir el honorario del Pastor que la Congregación no estaba con posibilidades de cubrir. El Internado resultó ser de mucha importancia para la formación de niños y jóvenes de las distintas Congregaciones de Paraguay.

En el año 1963 se adquirió un predio sobre la Av. España, donde funcionó el Internado, en sus inicios, bajo la dirección del Pastor Richert. En el año 1965 llegó desde Alemania el Pastor Ulrich Krupka, para encargarse de las tareas pastorales en la Congregación.

Con el correr de los años la Iglesia del centro resultó ser muy chica. Así, con ayuda de Alemania y de varios miembros de la Congregación se emprendió el gran proyecto de construir una nueva Iglesia, un nuevo Internado, una vivienda para el Pastor y una Casa de Huéspedes. En el trascurso de los años se fueron complementando las edificaciones dentro del predio.

Un futuro abierto

La Congregación Evangélica Alemana de Asunción fue siempre, y sigue siendo aún hoy, un pequeño centro cultural de encuentro para los inmigrantes de habla alemana y sus descendientes. Hoy la comunidad es esencialmente bilingüe, realizándose gran parte de las distintas actividades en idioma español, como así también en alemán.

En el año 2010 la Congregación Evangélica Alemana de Asunción celebró 117 años de existencia y con satisfacción se comprueba que en las innumerables dificultades que se tuvieron que sortear, pudo sentirse la mano de Dios, presentándose soluciones y caminos para que Él pueda realizar sus planes a través de y en esta Congregación.

Actualmente se desarrollan diversas actividades: Cultos en ambos idiomas, Encuentros de Mujeres, Grupo de Jóvenes, Coro, Encuentro de niños, entre otros. El Grupo de Mujeres participa desde hace años activamente en el Comité del Día Mundial de Oración. La Congregación participa también en diferentes movimientos ecuménicos.

El fundamento y el objetivo de la Congregación son la predicación del Evangelio y la vida cristiana comunitaria testimoniando las enseñanzas de Jesús, como se expresa en sus estatutos: “…promueve los siguientes Principios: Conservar, afianzar y difundir la fe en el Señor de la Una-Santa, Universal y Apostólica iglesia, fe cuyo fundamento es el Evangelio de Jesucristo, tal como nos ha sido legado en el Antiguo y nuevo Testamento de las Sagradas Escrituras. Consciente del mandato misionero, profesa los credos de la Iglesia Primitiva y los artículos de la fe de la Reforma, especialmente el Catecismo Menor de Lutero y la Confesión de Augsburgo. Reafirma su particular inclinación hacia la comunión con los hermanos de credos reformados, reconociendo hallarse vinculada y comprometida por la fe con las iglesias y personas que participan en el movimiento ecuménico”

La historia de Dios con su pueblo continúa. Aquí tienes un lugar. La Congregación Evangélica Alemana de Asunción tiene las puertas abiertas, acérquese y forme parte de esta comunidad.